29 oct. 2011

#196

Por qué tuviste que usar esas últimas palabras.
O por qué yo tarde tanto
en decir las mías.
Por qué no puedo dejar de echarte de menos.
O por qué no te vas ni
un mísero minuto de mi mente.
Me da una risa nerviosa cada vez que tu recuerdo se hace más fuerte,
y cada vez quiero más que me abraces.
No ha pasado
mucho tiempo, lo reconozco.
Pero no sé si es
por las palabras que escribiste o por el hecho de decirme que te ibas, 

lo que hace que ahora te eche de menos el triple de lo que lo hacía antes.
O puede que sea que ya no sólo te quiera como lo hacía ayer.
Quien sabe...



~Miss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario