20 dic. 2011

#284

Siento escalofríos al pensar en ti, imagino que es normal, ¿no? No puedo dejar de escuchar esa canción -Ólafur Arnalds – Tunglið-, es de las que más me recuerda a ti. E inevitablemente lloro. Creo que una vez te dije que, para mi no es fácil llorar, pero que por ti… es algo que no paro de hacer cuando no estas.
No sé si estoy tan mal por el hecho en si de la perdida, o porque tenías razón y debía irme mentalizando. Bueno, sabes que si te hubiera hecho caso no sería yo… tu nieta cabezota.  También puede ser que este tan mal por la esperanza que me diste dos días antes. La esperanza de que mi deseo se cumpliera y podríamos darnos ese abrazo que ahora mismo… tanto necesito.
Creo que el único error que cometiste fue confiar tanto en mi, poner tantas… cómo llamarlas, ilusiones o esperanzas en mi. Decir que soy fuerte, que sería capaz de aguantar esto. Siento decirte que eso es en lo único en lo que te equivocaste.
Y ahora… al escribir, mis manos me tiemblan, mis ojos quieren llorar, y mi alma quiere estar contigo. Recuerdas cuando dijiste lo de 276 vidas juntos, ¡las quiero! Quiero todas esas vidas y más contigo. Como te dije contigo mientras más mejor.
Te echo de menos. Te añoro tanto…
~Miss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario