23 abr. 2012

#438

Ya ha quedado demostrado una vez más que me va lo difícil, lo complicado. Todo aquello que parece que no tiene solución, mágicamente termina en mi manos ¿Será por eso que me interesaba tanto la conducta humana? Sí, yo hace un tiempo quería estudiar psiquiatría, pero termine pasando de la teoría y me metí en la práctica de cabeza; en un millón de líos, preocupandome por los demás y dejandome a mi de lado, ¿y todo eso para qué? Pues la verdad es que no tengo ni puñetera idea; vale, sí tengo una ligera idea del motivo, dejar de lados mis problemas. Siempre es más fácil ayudar a los demás que a ti mismo, dar consejos pero nunca los llevarás a cabo, esto puede ser considerado idiotez humano, ¿no? 


Y admito que más de una vez he intentado dejar esto, centrarme sólo mi y que les den a los demás, pero se le termina cogiendo gusto y para mi ya es imposible dejarlo.


Escribo como si todo esto fuera horrible, pero  tiene su lado bueno y su lado malo como todo; lo bueno, he madurado puede que demasiado y antes de tiempo. Lo malo, que por esa madurez anticipada me he perdido muchas cosas, que a veces al pensar me hubiera gustado hacer. 


Me gusta definirme como una persona rara, como alguien que dice que no sabe lo que quiere, cuando en realidad sí lo sabe; soy de las que se considera mala persona, y puede que la mayor parte del tiempo no lo sea, pero a veces soy como el Dr. Jekyll y Mr. Hyde y por esos pocos momentos de locura transitoria ya me he marcado a mi misma de mala persona (sí, también puedo ser muy gilipollas). Soy de las que se quedan observando, viendo lo que hacen los demás... soy de las que quieren cambiar su vida, pero no saben como y les aterroriza el hecho de pedir ayuda, porque tendrán que dejar de hacer cosas y empezar hacer cosas nuevas, pero aun queriendo cambiar las cosas... le aterrorizan los cambios y más cuando son en si misma. Lo dicho, que soy muy rara. 
~Miss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario