2 jul. 2012

#504 [ Carta de Valeri. ]

"Sé que no hay forma de convencerte de que este no es otro de sus trucos, pero no me importa. Yo soy yo.

Me llamo Valeri, no creo que viva mucho más y quería contarle mi vida. Esta es la única autobiografía que voy a escribir. Y Dios, la estoy escribiendo en papel higiénico. 

Nací en Nottingham en 1985. No recuerdo mucho mi infancia pero, sí recuerdo la lluvia. Mi abuela tenía una granja en TotterBroock y solía decime que Dios estaba en la lluvia. 

Al acabar el colegio ingrese en un instituto para chicas. Fue allí donde conocí a mi primera novia. Se llamaba Sara. Recuerdo sus muñecas, eran preciosas. Creía que nos amaríamos eternamente. Recuerdo que nuestro profesor nos decía que era un etapa adolescente, que pasaría. A Sara se le paso, a mi no. 

En 2002 me enamoré de una chica llamada Cristina. Aquel año se lo dije a mis padres, fui capaz porque Cristina estuvo a mi lado cogiendome la mano. Mi padre no podía mirarme, me dijo que me fuera y que no volviera jamás. Mi madre, no dijo nada. Sólo les había dicho la verdad, ¿tan egoísta fui? Nuestra integridad vale tan poco, pero es todo cuanto en realidad tenemos. Es nuestro último centimetro que nos queda de nosotros. Si salvaguardamos ese centimetro, somos libres. 

Siempre supe lo que quería hacer con mi vida. Y en 2015 protagonice mi primera película, Las Salinas. Fue el papel más importante de mi vida, no a nivel profesional sino a nivel personal porque conocí a Ruth. La primera vez que nos besamos sentí que no quería volver a besar otros labios que no fueran los suyos. Fuimos a vivir juntas en un apartamento en Londres. Sembró Violet Carson en los maceteros de la ventana y toda la casa olía a rosas. Fueron los mejores años de mi vida. Pero la guerra Norteamericana se recrudecía cada vez más hasta que finalmente alcanzo Londres. Después de eso no hubo más rosas, para nadie.

Recuerdo como empezó a cambiar el significado de las palabras. Palabras con las que no estábamos familiarizados como colateral y entrega, empezaron a dar miedo. Mientras que otras como fuego nordico y artículos de lealtad empezaron a cobrar poder. Recuerdo que diferente empezó a significar peligroso. Aun no lo entiendo, ¿por qué nos odian tanto? 

Detuvieron a Ruth mientras hacía la compra, nunca en mi vida he llorado tanto. No tardaron en venir a por mi. Es extraño que tenga que pasar el final de mi vida en un lugar tan horrible, pero durante tres años recibí rosas. Y no tuve que arrodillarme ante nadie. 

Moriré aquí, cada centimetro de mi perecerá. Cada centimetro, salvo uno. Un centimetro, algo pequeño y frágil. Y lo único que merece la pena conservar en el mundo. Nunca debemos perderlo o entregarlo. Nunca debemos dejar que nos lo arrebaten. 

Espero, seas quien seas que escapes de este lugar. Espero que el mundo cambie y que las cosas mejoren. Pero lo que espero por encima de todo, es que entiendas lo que quiero decir cuando te digo que aunque no te conozca, y aunque puede que nunca llegue a verte, a reírme contigo, a llorar contigo o a besarte. Te quiero, con todo mi corazón. Te quiero.

Valeri."
~Miss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario