11 oct. 2012

#555 [ 11.10.12 ]


Las pesadillas me acompañaron durante mucho tiempo, y por eso apenas duermo. Sólo dejo que mis ojos se cierren cuando el dolor es demasiado fuerte para soportalo más. 

Siempre hay un motivo, un por qué. Una explicación para cada acto, para cada decisión y para que ahora, las cosas sean como. Las decisiones del pasado serán nuestro futuro.

Tus decisiones no las puedes cambiar ahora, y sé que jamás lo harás. Sé que jamás pedirás perdón, ni te arrepentirás. Sé que nunca, jamás... cambiarás. Y no lo harás porque sencillamente no quieres, ni tú te importas lo suficiente, ni las personas que en teoría deberías querer te importan. Es algo que he asumido hace mucho, es de las pocas cosas que tengo claras y que no espero nada de ellas.

De ti no espero y tampoco quiero nada. No espero que estés en los días importantes de mi vida, ni que me apoyes en mis decisiones, ni que me respetes. Y mucho menos espero que estés orgulloso de mi. Demasiados errores para una vida, o puede que sólo haya uno, puede que sencillamente el único error es que no los ves... 

Sólo te pediré una cosa, y será lo último que te pida. No esperes que sea como tú, no esperes una carta por tu cumpleaños, ni felicidades por navidad. No esperes amor o cariño de mi. No esperes nada, del mismo modo que no espero nada de ti. Y si un día me necesitas, si un día quieres hablarme... piensa, en el transcurso de tu vida, y reflexiona de si es buena idea. 

Los secretos seguirán ahí, guardados. Escondidos donde nada más yo lo puedo ver, donde solamente a mi me van haciendome daño cada día. Lo recuerdos que no consigo olvidar, las pesadillas que no se van.
~Miss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario