18 nov. 2012

#561 [ Hola, de nuevo. ]

Hace bastante que no escribo nada, no he sido capaz. Hace unas semanas fue mi cumpleaños, y la semana pasada fue el aniversario con mi chico -un año ya-. He tenido muchas cosas en la cabeza, y no he podido dejar de pensar ni un segundo pero sin embargo y sin saber porqué no saco una conclusión sobre nada.

Noto como poco a poco estoy volviendo a ese pozo. Sé que es algo inevitable, porque siempre termino volviendo, pero ahora en este momento sé que no es justo para él. Y en cierto modo tampoco quiero que me vea así, pero lo que me ha dicho hoy, todo lo que hablamos y como lo he visto me ha servido para recordar que he encontrado a alguien que estará incondicionalmente en mi vida. Y por eso le doy las gracias.

Ya he escrito muchas veces sobre este tema, sobre ese cansancio que pase lo que pase y haga lo que haga siempre termina volviendo. Es algo que no puedo controlar, algo que esta en mi mente y que últimamente siento hasta en el corazón. Para mi sentir paz nunca ha sido bueno, justo antes de las tormentas aparece un calma preocupante. Puede que esta vez sea por tantos momentos no vividos, por promesas que hice que no las cumplí, por preguntas que no se han hecho. O puede que sencillamente me toque de nuevo y pasar mi condena una vez más. 

A veces, y no sé si soy yo realmente, me dio cuenta de que no quiero que esto cambien. De que esto me caracteriza, y es un punto importante en mi. A decir verdad eso me preocupa. Veo como ese lado auto-destructivo vuelva y con más fuerza y a la vez me sigo quedando cada vez más decaída. 

Sé lo que necesito, sé lo que me hace estar bien y lo que me hace sonreír. Sé perfectamente lo que me ocurre, y que es algo incontrolable e incurable, el problema esta en que los demás; las personas que tengo próximas a mi se niegan a verlo.
~Miss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario