5 ago. 2013

#601 [ 5.8.13 ]

Despertarte lentamente de tu último sueño, sentir la brisa, el calor del Sol en la cara y las piernas, oír esa música de fondo que a él tanto le gusta junto con el sonido del coche que va a toda velocidad por una autopista desierta.

Él ve que te vas despertando, pone una de sus manos en tu muslo, te acaricia y te dice: Hola, dormilona.

Tú sonríes sin mirarle y pones tu mano sobre la suya, se la coges y le das un beso. Vas abriendo los ojos, pero la luz del Sol te encandila  Buscas en tu bolso unas gafas de sol y te las pones. Ahora sí puedes mirarle, giras la cabeza y lo vez. Nunca lo habías visto tan sonriente, tan radiante. Su sonrisa te hace sonreír automáticamente, y sólo puedes preguntarte una cosa: ¿Qué te hace tan feliz?

Él te mira, unos segundos de silencio mientras vuelve a poner su mirada a la carretera, le encanta hacerse el interesante. Se vuelve a girar, su mano pasa a tu mejilla, con el pulgar te acaricia los labios y dice: Me hace feliz cumplir los planes de la lista contigo.
~Miss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario