10 feb. 2015

III

«Amarte como si nunca me hubiesen roto.»

Te quiero, aunque esté rota. Aunque no sepa cuánto tiempo lo seguiré estando, aunque el pasado venga a mi como una tormenta, o sea yo quien la persiga. Te quiero a pesar de un pasado, de cientos de noches en vela, de enfados, de promesas rotas. Te quiero, aunque hace mucho que haya dejado de creer en el amor, y décadas desde que no creo en los cuentos de  hadas. ¿Tiene sentido? Puede, o tal vez no. Supongo que será porque no quiere como todo el mundo, no soy capaz de dejar de querer aunque debería odiar a la persona en cuestión. No soy capaz de olvidar, si algo me hizo aunque sólo fuera sonreír una vez. Y nunca seré capaz de dejar de perseguir a la tormenta aunque sea en mis pesadillas.

Me he convertido en lo que mis pesadillas me han transformado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario