7 jul. 2015

Lo realmente triste, es que nunca he escrito por placer. Detrás de cada palabra siempre  ha estado la sombra de la desesperación, la intención de decir todo lo que en su momento no dije, por miedo o por la brevedad del momento.
Lo realmente triste, es que sea ‘la chica que espera’ cuando tengo la fuerza necesaria para ir a donde sea, para matar todos los demonios de tu pasado, y poder convivir con los míos si así me lo pidieras.
Lo realmente triste, es que siga aquí… con la sombra de la desesperación cuando se suponía que todo sería realmente diferente.
El sueño de empezar de cero es sólo la utopía que algunos soñadores decidimos guardarnos debajo de la almohada, aunque ésta no sea la nuestra. Compartiríamos la cama con quien sea, si eso nos acercara más al infinito que nos prometieron cuando aun no teníamos conciencia para saber lo que realmente nos vendían.
Lo realmente triste, es todo lo que somos capaces de dejar a medias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario